ADORACIÓN AL SANTÍSIMO Y SANTO ROSARIO/ ADORACIÓ AL SANTÍSSIM I SANT ROSARI

Todos los viernes al finalizar la Santa Misa se expone el Santísimo Sacramento.

A partir del próximo 14 de setiembre reiniciaremos las adoraciones eucarísticas después de la santa misa de las 20.00 h.

Tots els divendres, al finalitzar la Santa Missa, s’exposa el Santíssim. A partir del divendres 14 de setembre es reinicien les adoracions eucarístiques. Abans de la Eucaristia de cada dia, té lloc la pregària del Sant Rosari, per part de la comunitat parroquial.

_____________________________________________________

Cada tarde, antes de la Santa misa, a las 19.30h., puedes rezar el SANTO ROSARIO con el grupo de fieles que diariamente lo reza en la Capilla del Santísimo.

“El Rosario es mi oración preferida. Oración maravillosa en su sencillez y en su profundidad. En esta oración repetimos muchas veces las palabras que la Virgen María escuchó de boca del ángel y de su prima Isabel. A estas palabras se asocia toda la Iglesia.

Se puede decir que el Rosario es, en cierto modo, una oración-comentario del último capítulo de la Constitución “Lumen Gentium” del Vaticano II, capítulo que trata de la admirable presencia de la Madre de Dios en el misterio de Cristo y de la Iglesia. Sobre el fondo de las palabras “Dios te salve, María”, pasan ante los ojos del que las reza los principales episodios de la vida de Cristo, con sus misterios gozosos, dolorosos y gloriosos, que nos hacen entrar en comunión con Cristo, podríamos decir, a través del corazón de su Madre.

Nuestro corazón puede encerrar en estas decenas del Rosario todos los hechos que componen la vida de cada individuo, de cada familia, de cada nación, de la Iglesia y de la humanidad: los acontecimientos personales y los del prójimo y, de modo particular, de los que más queremos. Así, la sencilla oración del Rosario late al ritmo de la vida humana”.

S.S. Juan Pablo II

 

 

 

 

SANT ROSARI

Si voleu una versió per imprimir: aquí
********

INICI 

Pel Senyal de la santa creu …

  • V.  Obriu-me els llavis, Senyor.
  • R.   I proclamaré la vostra lloança.

V.  Glòria...
R.  Com era… 

OFERIMENT:

Senyor Déu nostre, dirigiu i encamineu tots els nostres pensaments, paraules i obres a major honra i glòria vostra. I vós, Verge Santíssima, obtingueu-nos del vostre Fill que amb tota atenció i devoció puguem dir el vostre Santíssim Rosari, el qual us oferim per l’exaltació de la santa Fe catòlica, per les nostres necessitats espirituals i temporals, i pel bé i sufragi dels vius i difunts que siguin més del vostre grat i de la nostra principal obligació.

Els misteris que s’han de contemplar en el dia d’avui són:

ORACIÓ:
Concediu, Senyor Déu, als vostres servents que frueixin de salut perpètua en l’ànima i en el cos; i per la gloriosa intercessió de la benaurada sempre Verge Maria, siguin ara alliberats de tristesa, i gaudeixin després l’alegria eterna del cel. Us ho demanem per Crist, Senyor nostre. Amén

  •  LLETANIES
  • Si es vol per acabar d’homenatjar a la Mare se li canta o recita la Salve, precedida d’aquesta oració:

Infinites gràcies us donem sobirana princesa per tots els favors que rebem de la vostra generosa mà. Vulgueu sempre tenir-nos sota la vostra protecció i empar i ara per més obligar-vos us saludem amb una Salve.

Enseñanzas del Santo Padre Francisco sobre la liturgia

Adoración

 

“¿Cuál es entonces la regla para ser cristiano con Cristo? ¿Y cuál es el «signo» de que una persona es un cristiano con Cristo? Se trata de una «regla —aclaró el Santo Padre— muy sencilla: es válido sólo lo que te lleva a Jesús, y sólo es válido lo que viene de Jesús. Jesús es el centro, el Señor, como Él mismo dice».

A propósito del «signo», dijo: «Es un signo sencillo el del ciego de nacimiento del que habla el Evangelio de Juan en el capítulo noveno. El Evangelio dice que se postró ante Él para adorar a Jesús. Un hombre o una mujer que adora a Jesús es un cristiano con Jesús. Pero si tú no consigues adorar a Jesús, algo te falta».

He aquí «una regla y un signo», concluyó el Pontífice: «La regla es: soy un buen cristiano, estoy en el camino del buen cristiano, si hago lo que viene de Jesús o me lleva a Jesús porque Él es el centro. El signo es la adoración ante Jesús, la oración de adoración ante Jesús».